Las oportunidades del 2021

Columna de opinión de Werner Kristjanpoller, Director de Instituto 3IE.

Parece que fue ayer cuando todos nos confinamos en nuestras casas a causa de un extraño virus que llegaba y amenazaba nuestras vidas de manera invisible: el Covid-19. Ya ha pasado casi un año y muchas cosas han cambiado rápidamente, y ciertamente no estábamos preparados.

La  necesidad de estar conectados en este contexto de pandemia nos hizo ver que muchas de las actividades cotidianas no las podíamos realizar online; y es en este punto en donde el emprendimiento es indispensable. Rápidamente las Pymes salieron al camino entregando soluciones para la nueva realidad que vivimos, desde escudos faciales, sistemas más eficientes de entregas, formas de pago sin contacto y sistemas de sanitización de instrumental médico.

Particularmente, la innovación tecnológica ha debido acelerar sus tasas de crecimiento, ya que hoy más que nunca nos enfrentamos a una revolución de conectividad que debemos abordar desde la necesidad que esta nueva realidad nos depara.

Muchos equipos de emprendedores tuvieron que demostrar su capacidad de flexibilidad y pivotar sus ideas para adaptarse a los tiempos y nuevas necesidades. La creatividad, capacidad de adaptación y agudeza para determinar nuevas necesidades, fueron características que permitieron a varios equipos de emprendedores obtener escenarios positivos dentro del contexto poco optimista que se estaba viviendo.

Ciertamente ha sido difícil y, lamentablemente, muchos innovadores han debido abandonar sus propuestas, pero este es el momento en los emprendedores deben tomar las oportunidades que se nos presentan. Por otra parte, el uso de Internet es crítico y como incubadora nos hemos preocupado también de generar instancias de cursos y webinars para poder generar las herramientas y conocimientos necesarios en temáticas de acceso a redes e internet.

Desde el ámbito académico y organizacional hemos visto cómo muchas ideas y decisiones que estaban estancadas fueron forzosamente implementadas; como es el modelo de trabajo mixto en la enseñanza. Sin embargo, hay situaciones que no permiten la aplicación de estas soluciones, muchas personas no cuentan con acceso a internet, lo cual hizo que su aprendizaje de este año fuera casi nulo. He aquí un problema real al que deberíamos buscar alternativas innovadoras para que también estos niños y jóvenes puedan tener educación en tiempos de pandemia.

Sin duda que el 2021 será también un año de cambios e incertidumbres, pero podemos estar relativamente tranquilos, ya que este 2020 nos ha demostrado que las capacidades de nuestros emprendedores pueden entregar rápidas y eficientes soluciones incluso en los escenarios más inesperados. La naturaleza propia de las personas implica que siempre tendremos necesidades, por lo cual el detectarlas y solucionarlas es la misión de los emprendedores. (Fuente: Noticias USM)